Publicado por Virginia Serrano, periodista especializada en decoración e interiorismo.

 

 

Las conquistas empresariales de SoulEM

Desde que el taller de lámparas de SoulEM lanzó sus primeras pantallas el diseño artesanal y solidario de estas piezas hacían presagiar un futuro prometedor. Grupos hoteleros consolidados, firmas líderes y estudios de interiorismo vieron en ellas una forma innovadora de iluminar los espacios. Después, esta organización de inserción social se atrevió con la fabricación y comercialización de complementos textiles. Nuevas líneas de producción por las que han apostado empresas especializadas, organizaciones de diferentes segmentos y marcas emergentes. Conquistas empresariales que tejen un futuro prometedor donde la lista de clientes no deja de crecer.

 

 

Las primeras conquistas empresariales: hoteles seducidos por las luces de SoulEM

Meliá Hoteles no lo dudó hace 10 años cuando conoció el trabajo de las mujeres pantalleras en el taller de lámparas. Sin duda una de las primeras conquistas empresariales. Decidió apostar por esos diseños atemporales hechos con sus manos como un elemento decorativo diferenciador y solidario porque contribuiría a cambiar sus vidas vulnerables. Un cliente incondicional y el primero en convertir a SoulEM en proveedor oficial a nivel nacional. “Después de todo este tiempo la alianza continúa, es uno de nuestros principales clientes”, afirma Macarena López-Cordón, CEO de la pyme familiar.

 

 

Ilunion Hotels también confía plenamente en las lámparas artesanales de SoulEM y en su capacidad de renovar los espacios con una naturalidad muy cotizada hoy en día en decoración. Una alianza veterana que a veces se materializa en la reposición de piezas concretas, y otras en proyectos de iluminación completos para trabajos de renovación de interiorismo, dirigidos por su entidad decoradora principal: IHP de Grupo Plan.

El flechazo que sintió el grupo Accor Hotels en 2017 fue inmediato cuando conoció la vocación social de esta valiente empresa y el buen hacer de sus mujeres pantalleras con un oficio aprendido. Se convirtió en un importante mecenas y, además, iniciaron relaciones comerciales traducidas en proyectos específicos de iluminación para la renovación de algunos hoteles, transformando los lobbys de algunos hoteles de la marca Ibis, en espacios más sostenibles.

 

 

Firmas que apuestan incondicionalmente

La belleza y singularidad de estas lámparas también ha cautivado a otros negocios vinculados al mundo de la decoración y la arquitectura de interiores. En cuanto descubrieron la calidad del trabajo artesanal de sus creadoras, mujeres supervivientes a la violencia en todas sus formas y la migración forzada, decidieron que estos modelos no podían faltar dentro de su oferta de iluminación.

 

 

Es el caso de la compañía francesa Leroy Merlin; el cliente top para SoulEM a nivel nacional porque sus productos se distribuyen en toda su red de tiendas. La alianza nació en 2018 y acaba de dar nuevos frutos con el lanzamiento de una nueva colección con seis modelos de pantallas Frida. Diseños para lámparas de techo y de sobremesa que son un soplo de aire fresco para la entidad y sugieren una nueva forma de entender la decoración, capaz de promover espacios más saludables y respetuosos con el medio ambiente.

 

 

Las perspectivas de seguir trabajando en común se han consolidado recientemente, esta vez dentro del segmento textil. SoulEM recibió el encargo de confeccionar una colección de cojines y canvas con estampaciones dibujadas por las mujeres que han pasado por los talleres de Arteterapia con el dibujo como medio de expresión. Una propuesta singular por la que la compañía francesa ha apostado en primicia con una línea de accesorios para el hogar únicos que revalorizan su oferta. Una conquista empresarial de la que afirman estar muy satisfechos.

 

 

A San Pablo Home, tienda-estudio de decoración en Madrid, le sucedió algo similar. SoulEM se ha convertido en un importante distribuidor porque la estética atemporal de sus pantallas aporta a sus proyectos identidad al margen del estilo y el sello inconfundible de un trabajo hecho a mano de calidad. Mientras que para Otherlamps, marca de lámparas con diseños exclusivos, el valor añadido de la empresa madrileña consiste en que es uno de los talleres de producción elegidos.

Nuevas marcas emergentes: un futuro prometedor

SoulEM cada vez tiene mayor acogida entre nuevas marcas emergentes. Sintonizan y comparten valores porque además de apostar por la sostenibilidad en sus modelos de negocio buscan alcanzar impactos sociales y ambientales. Dos objetivos buque insignia de la organización de inserción. Un ejemplo claro es la marca online de moda Ritavón; al conocer los talleres de SoulEM y su proyecto social, decidieron probar con una línea de hogar protagonizada por una pequeña familia de lámparas. El encargo fue un éxito y consistió en confeccionar las pantallas de lámparas con las mismas telas Liberty que utilizan para crear sus ya famosas colecciones de moda.

 

 

Beirreverent apuesta por un concepto ecológico de la moda y es otra marca emergente que ha visto en SoulEM un valioso proveedor capaz de aportar conceptos diferenciadores. En cuanto conocieron su modelo económico social y su filosofía decidieron encargar la confección de una simpática familia de complementos para el hogar y la playa, entre ellos toallas que se hacen bolsa y delantales de tejidos sostenibles. Detrás de estas conquistas empresariales es muy probable que surjan otras a corto o medio plazo.

 

 

Entidades que estuvieron ahí durante la COVID-19

SoulEM ha sabido reinventarse como empresa generadora de actividad económica cuando ha hecho falta. La dura experiencia vivida a nivel mundial con la COVID-19 puso a prueba su ingenio y valentía para atreverse a reconducir algunas líneas de producción tradicionales por una nueva y necesaria en esos difíciles momentos, creando nuevos canales de creación de empleo.

En concreto el desarrollo de un proyecto global de diseño, fabricación y comercialización de una mascarilla de diseño propio. Ecológica y homologada, de excepcional calidad, que reinventara la actividad habitual del taller de costura. Un producto básico, con vocación social y sostenible, realizado con una fibra cien por cien natural y de origen vegetal, Tencel.

Pronto entidades como Oxfam Intermon no dudaron en apoyar esta audaz iniciativa a título particular; una solución reutilizable que además también era biodegradable y 0 contaminante (provista del certificado Eco-líder mundial para tejidos que lo acreditaba). La organización encargó mascarillas para abastecer de este nuevo producto esencial a toda su red de tiendas.

El mundo educativo también fue sensible a la propuesta de SoulEM. La Universidad Europea se convirtió en un importante cliente y ello se tradujo en la confección de mascarillas personalizadas con su logo corporativo junto con productos de merchandising. Las mujeres que integran y dan sentido a SoulEM fueron capaces de reinventarse en una crisis global de tales características y volverían a lograrlo si fuera necesario.